Translab

Medialab del Centro Multimedia
Coordinación: Liliana Quintero / Tutor 2011: Andrea di Castro
Translab: Minerva Hernández Trejo y Myriam Beutelspacher

Translab es una plataforma de investigación y experimentación en artes performáticas y tecnología desarrollada en el Medialab del Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes, México. Translab consiste en un laboratorio interdisciplinario, seminario teórico, actividades académicas y desarrollo tecnológico.

En abril de 2012 llevó a cabo el 1er. Encuentro Internacional de Artes performáticas y tecnología Liveness: prótesis, gesto y metáfora.
La naturaleza transdisciplinaria de las artes performáticas que involucran nuevos medios permite reconocer escenarios en común que han sido recorridos paralelamente por el arte electrónico.

Desde su fundación en 1994, el Centro Multimedia, impulsó las prácticas artísticas digitales, los intercambios de experiencia y conocimiento con otros nodos internacionales, articuló perfiles interdisciplinarios con objetivos comunes y puso en movimiento conceptos antes estáticos. Diversos artistas mexicanos cuyas exploraciones delinearon un rumbo puntero en América Latina durante la década de los noventa, han sido recientemente citados en el libro “Puntos, pixeles y pulgadas. Fragmentos para el discurso de la gráfica digital en México” en el que se celebra, desde la perspectiva de las artes visuales, la importancia de formalizar breves retrospectivas no solo para comprender las prácticas actuales en sí, también para situar contextos precisos desde lo geopolítico hasta lo tecnocientífico. Así mismo, las restrospectivas de mediano plazo arrojan pistas sobre las búsquedas, carencias, adaptaciones y eurekas, que en el vértigo digital han volcado a los artistas a redefinir constantemente sus posturas artísticas y estéticas. Reconocer estos retos y bienaventuras que surfean tanto los creadores como los espectadores, en un paisaje ionizado por la tecnología digital, implica idear mecanismos de reflexión, divulgación y preservación del conocimiento empírico generado. En este sentido, una de las estrategias de Translab ha sido generar herramientas de análisis cartográfico emanadas de la propia experiencia práctica, recogida de diversos artistas mexicanos y extranjeros que trabajan con el cuerpo, la escena y el cómputo.

Mantener ese saber empírico construye a su vez, comunidad artística y esa información de primera mano que se asimila vivencialmente se comparte en soportes transmediales, a través de la red y talleres presenciales. Los conceptos se sitúan en el “entre” de la teoría y la práctica, teniendo que ser performanceados, permutados o borrados, de tal manera que se valida el riesgo, y se torna necesario poner en duda los hallazgos. La apuesta cartográfica, en nuestra metodología transdisciplinaria, es imaginar caminos posibles en vez de fijar los andados ya que sólo pueden ser vistos a través del prisma colectivo y del networking.

Translab sugiere una perspectiva propia y transdisciplinar de la creación con tecnologías electrónicas que surgen del ámbito performático. Los perfiles híbridos de sus integrantes aportan ciertos puntos de anclaje en diversas ramas del conocimiento, por ejemplo Minerva Hernández ha explorado los caminos de la danza, la cinegrafía, la fotografía y el videoarte, mientras que Myriam Beutelspacher aporta al ámbito performático desde el teatro, el diseño multimedia y la comunicación audiovisual. Así es como el Programa de investigación y experimentación en arte y tecnología Medialab se propuso fortalecer las líneas de investigación del Centro Multimedia para generar nuevos campos de conocimiento a partir de los cruces disciplinarios.

Desde el Taller de Investigación se ha generado conocimiento que sienta bases teóricas para profundizar en lo práctico, algunos ejemplos son la edición del libro “Teckné”, el programa de educación a distancia Datalab 0.1 y “Avatar” Datalab 0.2, la revisión histórica .Doc, foros Undo sobre la relación cuerpo-tecnología, la publicación de “Cuerpo experimental-Transmutativo”, y una serie amplia de conferencias y talleres impartidos por artistas de la escena mundial.

De este bagaje se desprenden las tres líneas teóricas que sostienen el proyecto Translab: el gesto, la metáfora y la prótesis, mismas que atraviesan la exploración tecnológica.

 

Antecedentes

Steve Dixon emplea el término Digital Performance para referirse a toda práctica artística del arte acción -sea danza, teatro, performance o afín- que emplee tecnología digital en intrínseca relación con las dimensiones del cuerpo. Translab lo retoma en español como: artes performáticas y tecnología.

La genealogía de estas prácticas artísticas está permeada por el concepto wagneriano Gesamtkunstwerk. Artistas visionarios inspirados por El anillo del Nibelungo se empeñaron en materializar, desde el siglo XIX, la obra de arte total empleando la última tecnología de su tiempo. Ejemplo concreto es el “Multimedia Theater” (1911-1959), en donde Erwin Piscator comenzó a incorporar a la puesta en escena la proyección cinematográfica, reconfigurando el orden conocido hasta entonces al desdoblar el cuerpo, el espacio y el tiempo. Por su parte Frederick Kiesler en 1922 incorporaba la robótica al teatro con el Rossum´s Universal Robots (RUR).

La revolución tecnológica del último siglo ha generado una dislocación discursiva sin precedentes en la historia del arte escénico. En años recientes las velocidades de captura y proceso de datos han permitido realizar operaciones complejas en tiempo real, lo que posibilita un diálogo directo con la tecnología digital al empatar con el proceso de lo vivo. A su vez Internet ha modificado la noción de distancia y espacio transformando el cuerpo en organismo multiproyectado y omnipresente. Los estudios sobre interactividad, aunados al desarrollo de dispositivos cada vez más ergonómicos, están llevando la comunicación hombre-máquina a grados insospechados; todas estas líneas de investigación aportan a las APT riqueza narrativa y plantean la reformulación de metodologías tradicionales.

Estas reconfiguraciones, que se dan de manera compleja y vertijinosa demandan analizarse, condensarse y articularse para capitalizar el conocimiento producido en la práctica transdisciplinaria tal y como ocurre en otras partes del mundo. El Centro Multimedia, desde sus inicios ha explorado esta tendencia artística junto con pioneros nacionales y extranjeros como David Rokeby, Konic Theater, entre otros.